Análisis jurídico de la reciente sentencia del Tribunal Supremo, Sala Primera, de lo Civil, de 12 de Marzo de 2015, sobre Arrendamientos Urbanos.

Análisis jurídico de la reciente sentencia del Tribunal Supremo, Sala Primera, de lo Civil, de 12 de Marzo de 2015, sobre Arrendamientos Urbanos.

La arrendadora interpuso recurso de casación por interés casacional contra la sentencia que desestimó su demanda de resolución de un contrato de arrendamiento de local de negocio.

La recurrente mediante la interposición  del recurso, pretende resolver si un arrendamiento de local de negocio que se ha suscrito a partir del 9 de mayo de 1985 pero sujeto  por expresa voluntad de las partes al régimen de prórroga recogido en el art. 57 LAU 1964, si se rige, en lo que respecta a su duración tras la entrada en vigor de la LAU 1994, por la disposición transitoria primera, apartado 2 de dicha norma o, por, por su disposición transitoria tercera.

La Sala Primera de lo Civil del Tribunal Supremo se reitera en el criterio que estableció en su propia sentencia de 17 de Noviembre de 2011, en la que se aplicaba la disposición transitoria tercera de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994.

En la sentencia anteriormente recogida sostenía que: “el análisis conjunto y sistemático de la Disposición Transitoria Primera, apartado 2, y de la Disposición Transitoria Tercera de la Ley de Arrendamientos Urbanos, permiten declarar que el régimen fijado por esta última resulta igualmente aplicable a los contratos celebrados tras la entrada en vigor del Real Decreto Ley 2/1985, cuando las partes hubieran pactado la prórroga forzosa, pues si el legislador previó un fin para los contratos de arrendamiento de local de negocio que legalmente debían estar sometidos a la prórroga forzosa, por razones de política legislativa, aún más debe estar previsto en los que se fijó convencionalmente, so pena de eliminar la esencia del arrendamiento”.

Por lo que en base a todo lo expuesto, la Sala fija su doctrina jurisprudencial en los siguientes términos: “Los contratos de arrendamiento de local de negocio celebrados antes de la entrada en vigor de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, pero celebrados a partir del 9 de mayo de 1985 y sujetos a prórroga forzosa se rigen, en cuanto a su duración, por la disposición transitoria tercera de dicha Ley”.

En resumen, la sentencia considera que los contratos de arrendamiento de local de negocio suscritos a partir del día 9 de mayo de 1985 y antes de la entrada en vigor de la LAU 1994, se rigen por lo establecido en la Disposición Transitoria Primera, apartado 2 de esta última Ley, y cuando se ha pactado la prórroga forzosa al bajo la cobertura legal del art. 9 RDL 2/1985, rige lo dispuesto por la Ley de 1964 en cuanto a duración del contrato y su prórroga.